Menu
Inicio
Nacional
Internacional
Educación
Escaparate
Salud
Deportes
Entretenimento
Opinión
Cuidad
Estados
Revista
Contacto

Noticia

Logrando con la ley del universo




Fecha: 2019-11-07


En la Filosofía Hermética o Leyes del Kybalion existe un principio básico para entender por qué no se materializan o nunca llegan a concretarse aquellos deseos o cosas que queremos ver realizadas y que por más que tengan una buena intención, sencillamente parecen un espejismo que jamás se puede alcanzar.


Existe una regla universal llamada Polaridad, es decir que todo tiene su contraparte, su opuesto y su dual. Los extremos se tocan y por eso se dice que se parecen. Por ejemplo, una acumulación desproporcionada de lo que sea: dinero, poder, sensaciones, etc. puede irse al extremo de la carencia, es decir que se tenga tanto de lo que realmente no se necesita, que paradójicamente nos quedamos de nuevo con las manos vacías.


Lo mismo sucede con las ideas completamente radicales que, aunque pareciera que son opuestas, suelen coincidir. Esta ley nos habla de que, aunque el frío parezca opuesto al calor, en realidad son dos matices de una misma fuente, se necesitan, se retroalimentan y una parte no podría definirse sin la otra. Así funciona todo lo que experimentamos por dentro y por fuera.


Esta ley también describe cómo es que, si consciente o inconscientemente elegimos vibrar en un polo, estaremos o en el polo positivo o en el polo negativo, y con ello todo lo que vamos a manifestar. Por ley de polaridad, ubíquese en eso que usted ha querido ver realizado pero que no llega, culpándose usted mismo, a alguien o a Dios.


Dele la oportunidad a la idea de que es el desconocimiento de las leyes universales lo que en gran medida no le permite manifestar sus deseos. Cuando usted comienza a ser consciente de estas bases, se dispone entonces a fluir con ellas para hacerlas funcionar a su favor y dejar de operarlas en su contra, ¡ese es el sencillo comienzo!


Primero revise cuáles son los pensamientos, palabras y acciones que ocupa sobre el tema que quiera manifestar, y en qué polo están asentados. Se va a sorprender de cuánta carga negativa le imprime usted a sus propios deseos. Por descabellado que parezca, ¡eso hacemos todo el tiempo!


Si no puede hacerlo de un jalón, vaya matizando poco a poco lo que piensa, siente y habla sobre eso. A veces lo que quiere manifestar es un estado de salud perfecta, pero en automático, al mismo tiempo de querer estar saludable, se le salen cosas como: pero esto es tremendo, está fuertísimo, la recuperación de fulano es complicadísima, etc.


O si lo que usted necesita son finanzas sanas y perdurables, observe cuánta negatividad carga sobre sus decretos al respecto y que es el bloque para que se materialicen. En realidad, no hay nada nuevo bajo el viejo Sol, estas leyes no tienen principio ni fin, y son tan constantes como el cambio.


Lo importante es comenzar a tomar acción y, hablando específicamente sobre la ley de polaridad, ir moviéndose de toda la negatividad que usted mismo declara, aumenta y manifiesta, sabiendo que lo positivo es sencillamente el otro polo de la misma cuestión. Sí es posible, y lo es tan sólo con un cambio en sus conocimientos y en sus creencias. Con un recorrido consciente de un polo al otro.


** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro





Comentarios


*Cada noticia esta sujeta a 10 comentarios de 200 caracteres.


0/200