Menu
Inicio
Nacional
Internacional
Educación
Escaparate
Salud
Deportes
ENTRETENIMIENTO
Opinión
Estados
CIUDAD Y METRÓPOLI
MEDIO AMBIENTE
RELIGIÓN
CULTURA
Revista
Contacto

Noticia

La Decena Trágica: Los Últimos Días de Francisco I. Madero




Fecha: 2024-02-09


REDACCIÓN. 


La Decena Trágica, un período de diez días que comenzó el 9 de febrero de 1913, marcó un capítulo oscuro en la historia de México. Durante este tiempo, un grupo de inconformes se levantó en armas contra el gobierno del presidente Francisco I. Madero.


Después de que Porfirio Díaz abandonara el poder, Madero ganó las elecciones y se convirtió en presidente. Sin embargo, su gobierno no cumplió las expectativas de los revolucionarios. No había logrado cumplir sus promesas de campaña y su actitud hacia los seguidores de Díaz fue considerada demasiado moderada. Esto llevó a que diversos grupos, como el de Emiliano Zapata, se levantaran en armas.


Al principio, Madero logró contener a las fuerzas opositoras. Sin embargo, el panorama cambió cuando se inició la Decena Trágica con el “Cuartelazo” del 9 de febrero de 1913. Ese día, tanto la tropa del Cuartel de Tacubaya como la Escuela Militar de Aspirantes de Tlalpan se sublevaron contra el gobierno maderista. Ambos grupos llegaron al Zócalo de la Ciudad de México, tomaron varios edificios y el General Manuel Mondragón exigió la liberación de Bernardo Reyes en la prisión militar de Santiago Tlatelolco. A su vez, Reyes puso en libertad al General y sobrino de Porfirio Díaz: Félix Díaz.


Entonces, Félix Díaz y Bernardo Reyes emprendieron el camino hacia Palacio Nacional. Sin embargo, no contaban con que el General Lauro Villar había hecho prisioneros a los Aspirantes de Tlalpan. Al darse cuenta de esto, primero el General Ruiz y luego Bernardo Reyes intentaron dialogar con Lauro Villar. Como resultado, se desató un enfrentamiento en el que Ruiz fue apresado, Reyes asesinado y Villar herido. Debido a esto, Villar fue enviado al Hospital Militar y su cargo lo cubrió el General Victoriano Huerta.


A pesar de la derrota inicial de los opositores de Madero, continuaron con la lucha armada. Mondragón y Díaz se dirigieron hacia La Ciudadela, donde asesinaron al General Villareal y a todos aquellos que no quisieron unirse a su movimiento. Mientras tanto, la noticia de la sublevación llegó hasta Chapultepec, donde se encontraba Madero. Este último convocó a los Cadetes del Colegio Militar para escoltarlo hasta el Palacio Nacional, demostrando así el triunfo del gobierno maderista.


La Decena Trágica dejó un legado de violencia y cambio político en México, marcando un punto de inflexión en la Revolución Mexicana.





Comentarios


*Cada noticia esta sujeta a 10 comentarios de 200 caracteres.


0/200