Menu
Inicio
Nacional
Internacional
Educación
Escaparate
Salud
Deportes
ENTRETENIMIENTO
Opinión
Estados
CIUDAD Y METRÓPOLI
MEDIO AMBIENTE
RELIGIÓN
CULTURA
HO.RE.CA.
Revista
Contacto

Noticia

“Nuestra Señora de Lourdes”, una misión religiosa por los enfermos: Manuel Corral.




Fecha: 2022-02-14


POR RAQUEL MENDOZA


 


En el marco de la celebración de “Nuestra Señora de Lourdes", Monseñor Manuel Corral Martín destacó que existe una tradición arraigada de milagros atribuidos a su intercesión de sanaciones de problemas de salud y en favor de personas desahuciadas, por lo que es la patrona de los enfermos, “y es importante hablar de ella y de sus templos por los momentos que enfrentamos como sociedad”.
 
Desde que Bernadette Soubirous, una joven católica francesa, vio por primera vez a la Virgen María en 1858, el 11 de febrero ha sido designado "el Día de la Inmaculada Concepción" por la Iglesia Católica en todo el mundo.
 
“Con la pandemia por Covid-19 han muerto casi 70 sacerdotes en la Arquidiócesis de México”, lamentó Manuel Corral, quien lleva 16 años trabajando con el Cardenal Carlos Aguiar Retes, fue él quien le pidió trasladarse a la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes, ubicada en Bolívar 38, Centro Histórico de la Ciudad dé México.
 
Monseñor comenta que la Iglesia depende mucho del Club de Banqueros, el antes Colegio de Niñas, ya que destina apoyos en especie a la parroquia.


En 1532, con la intención de recoger y educar a niñas huérfanas españolas y mestizas, que estaría a cargo de la Archicofradía del Santísimo Sacramento, el cual se encuentra a unos pasos del templo, “con la pandemia no ha habido ceremonias y es muy caro mantenerla”. Al ser un templo en el corazón de la ciudad, no existe una comunidad o gente asidua a la Iglesia, quienes van son personas que van de paso, detalla Corral Martín.
 
La Iglesia se comenzó a construir en 1538, con dedicación a Santa María de la Caridad. Fue durante los siglos XVI y XVII que fue reconstruida por grandes terremotos e inundaciones que sacudieron a la ciudad. Un terremoto en 1845 causó más daños,  y se contrató al arquitecto Lorenzo de la Hidalga para rediseñar y reorganizar el templo, con la condición de que se le entregaran todos los santos estofados y pinturas de los antiguos retablos. El 24 de noviembre de 1847 se completó y consagró la obra, pero no hubo celebraciones porque la Ciudad de México estaba bajo el control de las fuerzas norteamericanas en ese momento.
 
“La Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes es un monumento nacional, no solamente es deber de la Institución mantener al Templo, también de los creyentes. No hay suficientes recursos para apoyar las actividades ya que, en estos tiempos la gente se ha distanciado de la presencia física de los templos. La esfera de lo religioso no se reduce a la acción de las instituciones religiosas”, precisa Monseñor.
 
Los edificios históricos y en particular las capillas, iglesias y catedrales se relacionan íntimamente con la historia de las ciudades. En este sentido, desde el punto de vista urbano, las edificaciones religiosas han tenido un rol fundamental como elementos ordenadores e hitos predominantes en el paisaje. Los bienes religiosos, por su localización, materialidad y tamaño, fueron ámbitos singulares dentro de la morfología urbana destacándose como núcleos complejos que irradiaban significativas influencias en sus entornos inmediatos.
 
“Es fundamental entender el valor simbólico de estos inmuebles para las comunidades, asociado a fiestas, ritos y creencias. El patrimonio religioso representa, para muchas comunidades, un espacio sagrado y de encuentro. Toda salvación y toda gracia son comunitarias”, agrega.
 
Monseñor Corral expresó que, aunque existen congregaciones dedicadas a la salud, no es suficiente. Monseñor ha comenzado dispensarios médicos, sin embargo, esto no es suficiente. Los sacerdotes no tienen apoyo la iglesia como institución ya que, las parroquias no pueden aportar si es que apenas salen los gastos debido a la pandemia mundial.
 
La identidad se reafirma a partir de las relaciones sociales de la comunidad, la conservación del patrimonio religioso es tarea de todos. Las festividades y otros indicadores de patrimonio cultural son importantes por cómo las personas se definen públicamente y se identifican con un grupo o una tradición. Por lo tanto, reconocer ayuda a las personas a ser ellas mismas. La religión une a la gente.
 
El patrimonio cultural, que contiene al religioso, es la herencia recibida de nuestros antepasados, y se ha vuelto fundamental en la construcción de la sociedad contemporánea.
 
Monseñor Manuel Corral nació en la ciudad de Zamora, España. Asistió a la Universidad de Navarra en España, donde estudió filosofía y estudios teológicos. Y en México ha realizado otros estudios teológicos. Obtuvo la nacionalidad mexicana hace más de 25 años. Además, tiene una Maestría en Teología y Mundo Contemporáneo de la Universidad Iberoamericana, así como cursos en psicología y ministerio bíblico. Durante cuatro años, trabajó como profesor de español en la Universidad de Nanzan en Japón.


 


Escucha el mensaje de Monseñor Manuel Corral: https://youtu.be/PTzBmMLLvII (copia y pega).





Comentarios


*Cada noticia esta sujeta a 10 comentarios de 200 caracteres.


0/200


JORGE ANDRES GOMEZ PINEDA
2022-02-14

FELICIDADES A MI QUERIDO AMIGO, MONSEÑOR MANUEL CORRAL, DE QUIEN FUI COMPAÑERO EN LA UNIV. IBEROAMERICANA HACE 40 AÑOS ESTUDIANDO TEOLOGÍA. TAMBIÉN FELICITO A RAQUEL MENDOZA POR SU LABOR PERIODÍSTICA.