Menu
Inicio
Nacional
Internacional
Educación
Escaparate
Salud
Deportes
ENTRETENIMIENTO
Opinión
Estados
CIUDAD Y METRÓPOLI
MEDIO AMBIENTE
RELIGIÓN
CULTURA
Revista
Contacto

Noticia

La gobernabilidad y el rol de las fuerzas militares en Brasil 




Fecha: 2022-09-20


Por Arturo Meneses Mata 


La proclamación de la independencia de Brasil, cumplió 200 años (1822) apenas el pasado 7 de septiembre del año en curso, lo cual, obliga a efectuar una revisión somera del proceso de gobernabilidad al interior de las fronteras territoriales de esta importante nación.


Este país, llevó un proceso de independencia distinto al resto de las naciones latinoamericanas, específicamente, aquellas del mundo hispano que atendían al mandato de la corona española, fue así, que presentó la proclamación de su Independencia utilizando medios pacíficos, no obstante, Brasil, no se convirtió en una República como el resto, sino en una Monarquía; teniendo como primer Jefe de Estado al Emperador Pedro I, lo cual marcó una diferencia nodal respecto a toda la región. 


Durante el siglo XIX, el país buscó mantener la hegemonía en la zona; si bien es un hecho que la región latinoamericana goza de un mayor margen de estabilidad y ausencia de conflictos latentes entre los Estados vecinos, frente a aquello que ocurre en otras regiones del mundo, en América Latina, se da la presencia de conflictos internos, luchas entre grupos armados o narcotraficantes, así como la existencia de las denominadas “guerrillas”.  Es así, que uno de los conflictos históricos  más relevantes que atravesó Brasil con los países colindantes, fue La Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) lo cual, tuvo resultados significativos para esta nación, tal como la consolidación de su ejército. 


Jurídicamente, el Artículo 142 de la Constitución Política de la República Federativa del Brasil de 1988, remite a entender el funcionamiento de Fuerzas Armadas constituidas por la Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea como instituciones nacionales permanentes y regulares, organizadas con base en la jerarquía y la disciplina, bajo la autoridad suprema del Presidente de la República, y que tienen como misión la defensa de la Patria, mientras tanto, el Artículo 143, fundamenta la obligatoriedad del servicio militar y el 144, refiere a la seguridad pública, como un deber del Estado, cuyo objetivo es garantizar el orden público y la integridad de las personas y patrimonios, a través de los siguientes órganos: I policía federal; II policía rodoviaria federal; III policía ferroviaria federal; IV policías civiles; V policías militares y cuerpos de bomberos militares.


Comprender el rol de los militares en la gobernabilidad del Brasil actual es tarea compleja. Su participación en el escenario político cambió a lo largo de los siglos, pero tradicionalmente ha sido importante, frecuente y, a veces, intensa. Desde fines del siglo XIX, los militares brasileños han participado en todos los cambios políticos importantes en la sociedad, con frecuencia decisivamente. (Pág. 290). 


Durante el régimen militar (1964-1985), los militares se profesionalizaron y, a diferencia de lo que pasa con el gobierno actual, los gobiernos militares tenían un proyecto de país y se veían en condiciones de promover el desarrollo socioeconómico de manera estructural, en el marco de una gran estrategia determinada por el pensamiento geopolítico nacional, al tiempo que querían preservar los valores tradicionales de la familia y de la religión (en aquel entonces mayormente la católica). 


Las sucesivas crisis económicas de los 1980 y con ello, la denominada “década perdida” en toda América Latina, revelaron el fracaso del régimen militar en relación con la gestión económica, contribuyendo a empeorar la imagen de las Fuerzas Armadas, ya marcada por las violaciones de derechos humanos, en contraste a ello, los militares ejecutaron muchas reformas positivas, en beneficio de la modernización de sectores estructurales como energía y telecomunicaciones, a través de la construcción de carreteras y puertos.


Para 1990, los jefes militares debieron lidiar también con presupuestos muy bajos, insuficientes para garantizar la manutención de los equipos necesarios para cumplir con su misión constitucional de defensa de la patria; en contraste, durante el gobierno de Lula da Silva, el presupuesto de defensa se incrementó, así como los salarios de los militares.


Históricamente, la creación de distintos organismos que le dan cabida y funcionalidad a las fuerzas militares han sido los siguientes: La Escuela Superior de Guerra en 1987, el Ministerio de Defensa creado en 1999 bajo la administración de Fernando Henrique Cardoso (que en veintiún años de existencia, ha tenido once titulares, incluyendo dos militares) y la Escuela Superior de Defensa en 2021, cuyo objetivo compartido se traduce en la defensa frente a posibles amenazas externas, teniendo la presencia de militares al servicio de la sociedad. 


La política brasileña se caracteriza por una cultura de conciliación y ambigüedades. En síntesis, Brasil es un país sumamente complejo, de una inmensa diversidad, (étnica, religiosa, cultural, económica, social y de partidos políticos) posee una sociedad que registra entre cinco y seis homicidios cada hora; es la nación con un alto índice de violación de los Derechos Humanos por parte de las fuerzas militares, un país en donde la pobreza tiene color, una de las naciones más desiguales del mundo, donde impera una relación muy estrecha entre civiles y militares; y que fue solo hasta la segunda década del siglo XXI donde ésta, se ha vuelto cada vez más compleja fruto de los ya conocidos casos de corrupción y polarización política. Brasil, es el país  donde el actual Presidente, Jair Bolsonaro ha involucrado a un gran número de militares en su gobierno a través de la perpetuación de militares activos en cargos civiles; ello, ha legitimado a su gobierno creando una imagen positiva sobre todo en la satisfacción de los ideales de sus allegados, incluso, se han sumado a las atribuciones de los militares las problemáticas que giraron en torno a las cuestiones médicas y de salud nacional, específicamente frente a la pandemia de la Covid-19. 


Resulta relevante entender y dimensionar el objetivo central que cumplen las Fuerzas Armadas de un país que es la defensa y la salvaguarda de la nación frente a una guerra y su principal misión constitucional que radica en la defensa nacional.


Fuente principal: 


Ramalho, Antonio Jorge, Bajo el manto de la antigüedad: los militares y la gobernabilidad en la transición democrática brasileña. Págs. 283-310. En Militares y Gobernabilidad ¿Cómo están cambiando las relaciones cívico-militares en América Latina? De Wolf Grabendorff. Bogotá, septiembre 2021.


 


Contacta al autor: lmenesesmata@yahoo.com.mx  


 


 


 


EL CONTENIDO EXPRESADO EN LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES Y NO REPRESENTAN LA POSTURA POLÍTICA DEL DIARIO MÁS CLARO CLICK INFORMATIVO.


 





Comentarios


*Cada noticia esta sujeta a 10 comentarios de 200 caracteres.


0/200