Menu
Inicio
Nacional
Internacional
Educación
Escaparate
Salud
Deportes
ENTRETENIMIENTO
Opinión
Estados
CIUDAD Y METRÓPOLI
MEDIO AMBIENTE
RELIGIÓN
CULTURA
HO.RE.CA.
Revista
Contacto

Noticia

Tren Maya: ahora la amenaza




Fecha: 2022-10-18


Por Alejandro Ramos Magaña 


Dicen los politólogos, y dicen bien, que en la esencia del poder existe la impunidad, la imposición y la falsedad.


El cuestionable proyecto del Tren Maya -que tanto aplaude y celebra sus avances el presidente Andrés Manuel López-, muestra lo corroído del gobierno, así como la voracidad de poder que hoy humilla a la sociedad. Este proyecto nació violando la normatividad ambiental, pisoteando derechos humanos y ha ido avanzando con ataques sistemáticos al Estado de Derecho; el rostro de la impunidad oficial en su más clara expresión. 



HECHOS
   


1.- Una fuerte oposición de un grupo de dirigentes de cinco ejidos en Chetumal, Quintana Roo, mantiene su resistencia a que las autoridades acaparen más terreno para concluir el Tramo 7 del Tren Maya, de Xpujil a Escárcega (territorio de Campeche), de una logitud de 150 kilómetros; por lo que ahora se corre el riesgo de que no pueda concretarse debido a los bloqueos. Los ejidatarios reclaman al gobierno federal el pago de una indemnización por la carretera de Escárcega, la cual fue construida en la década de los 60.


2.- Este lunes 17 de octubre, el presidente presumió que su gobierno logró un "triunfo" ante los recursos legales que organismos civiles promovieron contra el Tramo 5 (cuyas obras han impactado severamente al sistema de cenotes, cuevas y flora y fauna endémica). 
Sin embargo, lo que no dijo el mandatario es que en el Tramo 5, no sólo está la denuncia de ambientalistas y pobladores, sino que también se suman los datos revelados, tras el hackeo a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en el que se indica que de acuerdo con estudios geológicos en dicho tramo existe un potencial riesgo de hundimientos e inundaciones de la obra por tratarse suelo blando que cubre el sistema de ríos subterráneos.



3.- El presidente López aseveró que en caso de que los ejidatarios no acepten los planes de su gobierno y se siga con los bloqueos, el Tren Maya se quedará hasta Xpujil y ya no llegará a Chetumal.



4.- Y LA AMENAZA: El presidente advirtió que de no concluirse el Tramo 7, "se va a saber quiénes fueron los responsables de detener esta obra, así de claro”.
Sin duda, el mandatario con su aplastante poder abre la puerta a la confrontación y al linchamiento político-social contra los opositores, y así se la ha pasado exhibiendo a ejidatarios, conservacionistas y expertos. 


 


DE LA ILEGALIDAD A LA IMPOSICIÓN



5.- Vale recordar que, mediante una consulta aplicada en las comunidades indígenas, en 2019, el gobierno federal justificó su proyecto del Tren Maya. Aunque dicha consulta fue calificada, por la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), de no cumplir con todos los estándares internacionales en la materia. Y el organismo advirtió que la llamada consulta estuvo desinformada y manipulada para orientar la opinión a favor de la iniciativa. 


Y pese a esto, hoy en día el presidente se justifica: “Yo estoy seguro que si se convoca asamblea, la gente, los ejidatarios, van a decir ´sí queremos el Tren Maya´, pero este es un asunto de dirigentes, charros que están queriendo sacar provecho”.



6.- Las obras del Tren Maya, que abarcan 7 tramos con una longitud de 1,460 kilómetros, se iniciaron sin contar con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA). Requisito indispensable para cualquier obra de esta magnitud.



7.- Activistas del colectivo Sálvame del Tren y expertos promovieron una controversia judicial en abril pasado que sólo logró una suspensión temporal de las obras en el Tramo 5, pues los trabajos se realizaban sin contar con la MIA, y advertían que el daño a los ecosistemas sería mucho mayor en lugar de traer progreso y desarrollo a la región. 



8.- Pese a las violaciones a la normatividad ambiental, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) incurrió en otra ilegalidad al reactivar, en mayo, los trabajos de construcción, antes de que el juez primero de distrito en el estado de Yucatán revocara la suspensión definitiva y con ello diera luz verde a la continuidad de los trabajos.
Y cabe precisar que esto ocurrió luego de que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizara, hasta este año, la Manifestación de Impacto Ambiental, cuando los trabajos habían iniciado en 2019.



9.-De acuerdo con los expertos, el sistema de 6 mil cenotes corre el mayor riesgo de destrucción por estas obras en el Tramo 5, Playa del Carmen-Tulum, y advierten que la extensión arrasada de selva alcanza los 120 kilómetros cuadrados. 


10.- Investigadores biólogos señalan que el Tramo 5, con una extensión de 67.7 kilómetros, arrasará por lo menos con 10 cuevas de amplias dimensiones que aún poseen una riqueza biológica como son los moluscos Dama Blanca, entre otros, que se encuentran clasificados en situación de riesgo en la Norma Oficial Mexicana 059 de la Semarnat. Además, estas cuevas son el hábitat también de más de 3 millones de murciélagos, reptiles, aves, jaguares, flora, entre otras especies en peligro de extinción.



11.- Otro de los impactos de las obras del Tren Maya apuntan a las áreas naturales de Balamkú y Calakmul, hábitat del jaguar, ocelotes, mono aullador, hocofaisán, salamandra yucateca y el tapir centroamericano.  



12.- Además, los daños continúan en el Tramo 6 (Tulum-Bacalar) y el Tramo 7, en la que los especialistas indican que existen, en lo que es la segunda selva más importante de América Latina después de la Amazonia, aproximadamente 2 mil kilómetros de cavernas que resultarán seriamente afectadas.



13.- El Tren Maya consta de 7 tramos, tendrá una longitud de 1,460 kilómetros y pasará por los estados de Chiapas, Campeche, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo, contará con 21 estaciones y 14 paraderos. El costo orginal se estimó en 120 mil millones de pesos, pero cada vez los costos van a la alza y se prevé que terminará costando cerca de 200 mil millones de pesos (con inversión mixta: privada y pública). Se prevé que esta obra esté concluida en 2023.


A MODO DE CIERRE

No queda duda que el Tren Maya fragmetará la selva, ocasionando daños irreversibles a los ecosistemas. El bienestar que tanto se pregona desde Palacio Nacional no lo tendrá la población de la región sur del país con este proyecto, sino sólo será en las cúpulas del poder. 

 


 


 


 


EL CONTENIDO EXPRESADO EN LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES Y NO REPRESENTAN LA POSTURA POLÍTICA DEL DIARIO MÁS CLARO CLICK INFORMATIVO.


 





Comentarios


*Cada noticia esta sujeta a 10 comentarios de 200 caracteres.


0/200