Menu
Inicio
Nacional
Internacional
Educación
Escaparate
Salud
Deportes
ENTRETENIMIENTO
Opinión
Estados
CIUDAD Y METRÓPOLI
MEDIO AMBIENTE
RELIGIÓN
CULTURA
HO.RE.CA.
Revista
Contacto

Noticia

Experto chino innova con “ciudades esponja” ante el calentamiento global




Fecha: 2022-11-15


REDACCIÓN 


BEIJING (AP) — Para amortiguar el impacto de los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático, un arquitecto chino de exteriores ha hecho campaña en China y otros países para crear “ciudades esponja”.


Yu Kongjian, que habló con The Associated Press en Beijing, habla a lo grande para expresar su visión de ciudades que pueden soportar temperaturas variables, sequía y aguaceros. Los desafíos para poner en práctica esas ideas en un momento de ambicioso desarrollo económico en China son múltiples.


Yu critica buena parte de la infraestructura moderna de Asia porque se basa en ideas importadas de Europa, que considera inadecuadas para el clima de monzón que tiene buena parte del continente asiático. Él señala a inundaciones recientes que sembraron el caos en muchas ciudades asiáticas, algo que atribuye a su desajuste arquitectónico.


“No hay resiliencia en absoluto”, dijo Yu sobre las infraestructuras de acero y concreto de las grandes ciudades, y del empleo de canales y tuberías para desviar el agua. “Son inútiles, fallarán y seguirán fallando”.


En su lugar, Yu propone emplear recursos naturales o “infraestructura verde” para crear ciudades resilientes al agua. Forma parte de una transformación global entre los profesionales de ingeniería y diseño civil y de paisajes hacia un concepto más acorde al entorno natural. Al crear grandes espacios que almacenan agua en el centro de las ciudades, como parques y estanques, el agua de las tormentas puede conservarse en el lugar, lo que ayuda a evitar inundaciones. En teoría, la infraestructura de esponja también hace que el agua tenga formas de filtrarse al subsuelo y reforzar los acuíferos para épocas de sequía.


“La idea de una ciudad esponja es recuperarse, dar más espacio al agua”, dijo Yu.


Hace una década hubo un punto de inflexión en la concienciación en China con el cambio climático y la adaptación urbana, explicó Yu. La capital, Beijing, sufrió una devastadora inundación en julio de 2012.


Las mayores precipitaciones en Beijing en 61 años desbordaron el alcantarillado, invadieron pasos subterráneos y provocaron inundaciones repentinas generalizadas en las afueras de la ciudad. Al menos 77 personas murieron.


Yu envió entonces una carta al secretario del partido en Beijing, Guo Jinlong, en la que pedía un cambio en la estrategia gubernamental de infraestructura urbana. Siguió enviando cartas a funcionarios de alto rango, incluido el presidente, Xi Jinping.


En una conferencia de trabajo del gobierno el año siguiente, China incorporó la idea de ciudades esponja como estrategia nacional, “que saque pleno partido a la absorción, almacenamiento y liberación lenta de agua de lluvia por parte de sistemas ecológicos”.


En 2014, el gobierno central publicó una directiva para reciclar el 70% del agua de escorrentía en el 20% de las zonas urbanas para 2020, y el 80% para 2030.


Al año siguiente se lanzaron 16 proyectos de ciudad esponja, y otros 14 en 2016. Las autoridades también dijeron que asignarían 600 millones de yuanes (83 millones de dólares) al año durante tres años para municipios, 500 millones para capitales de provincia y 400 millones de yuanes a otras ciudades.


La orden y los subsidios provocaron un boom de infraestructura de absorción de agua, también en grandes ciudades como Beijing, Shanghái y Shenzhen.


Ciudades de todo el mundo intentan integrar el drenaje sostenible junto a carreteras, proteger las marismas que quedan para que absorban agua y aumentar la captura del agua que cae sobre los tejados.


UN EXPERIMENTO EN MARCHA


Hay un parque que sirve de demostración en la esquina noreste de la ciudad china de Nanchang. A mediados de octubre, los ingenieros daban los últimos toques a un pintoresco y frondoso parque de 51 hectáreas (126 acres) diseñado para amortiguar el impacto de sequías e inundaciones.


El parque esponja Cola de Pez, antes un vertedero de cenizas de carbón, se ha construido en una zona baja de la ciudad y pretende regular el agua de los vecindarios y distritos de negocios cercanos. La ceniza, un residuo de la quema de carbón, se mezcló con tierra para crear pequeñas islas permeables al agua en un lago. Fang señaló que la mezcla, que se mantiene en su lugar con raíces de plantas, impide que la ceniza caiga al agua. El que impida la liberación de elementos tóxicos de la ceniza aún está por ver.


Durante las épocas secas, el agua podría retirarse, depurarse y emplearse para regar.


El parque sirve como “acuario ecológico” con capacidad para un millón de metros cúbicos de agua durante las inundaciones y supone que el agua puede utilizarse, en lugar de simplemente perderse por las alcantarillas, explicó Fang Yuan, ingeniero del instituto de diseño de Yu, Turenscape.


El parque también sirve como hábitat para plantas y animales afectados por fenómenos extremos como la sequía.


UN FUTURO INCIERTO


En ocasiones, implementar el concepto de ciudad esponja ha resultado difícil en China. La desviación de fondos, la falta de experiencia en la planificación especializada y otras trabas han condenado algunos proyectos.


El Ministerio de Vivienda y Desarrollo Rural-Urbano anunció en abril que algunas ciudades tenían “concienciación insuficiente, entendimiento inadecuado y aplicación poco sistemática de la construcción de ciudades esponja”.


El reporte también advirtió en contra de emplear fondos destinados a la construcción de ciudades esponja para otros proyectos de infraestructura general, como edificios y carreteras.


Esas advertencias se publicaron tras enormes lluvias e inundaciones catastróficas en la ciudad de Zhengzhou que dejaron 398 muertos el verano pasado. El agua inundó un tramo del metro de la ciudad y atrapó a cientos de pasajeros. Pese al despliegue de rescatistas, 14 personas murieron en el metro.


Un factor destacado es que Zhengzhou era una de las ciudades esponja piloto con una inversión prevista de 53.580 millones de yuanes (7.400 millones de dólares). Algunos cuestionaron que los proyectos de ciudades esponja funcionaran en absoluto.


Pero una investigación del Consejo Estatal publicada en enero determinó que los fondos se habían malversado. Apenas el 32% de los 19.600 millones de yuanes invertidos habían ido a lo que el gobierno definía como conceptos de ciudad esponja.


“Incluso en el momento crítico en el que todo el país movilizó fuerzas para apoyar el rescate y la ayuda a Zhengzhou, aún seguían ‘construyendo jardineras’”, indicó el Consejo Estatal.


Yu admite que hay un problema de supervisión. “Muchas de las ciudades sólo lo utilizan como propaganda, sólo para conseguir mucho dinero del gobierno central”, pero después invierten los fondos en otros proyectos, señaló.


EL LAGO POYANG


Mientras se dirimen los problemas a la hora de aplicar la idea, la vulnerabilidad de China al tiempo extremo es evidente. Una prolongada sequía desde julio ha reducido de forma drástica el mayor lago de agua dulce de China, el Poyang.


En el pueblo de Tangtou, en la esquina nordeste del lago y donde el clima suele ser agradable, los vecinos cargaban cubos de agua desde un estanque local para regar sus huertos.


La gente dijo que apenas habían tenido lluvia desde julio, mucho menos agua en su orilla del lago.


“Todo el lago estaba totalmente seco, e incluso el río Yangtsé estaba seco”, dijo Duan Yunzhen, de 73 años, mientras regaba sus plantas.


“Plantamos arroz, algodón, sésamo y camotes, todos sufren por la sequía”, dijo Hong Zuhua, de 62 años.





Comentarios


*Cada noticia esta sujeta a 10 comentarios de 200 caracteres.


0/200